LAMINADO DE SEGURIDAD

El vidrio laminado de seguridad tiene una apariencia idéntica al vidrio monolítico, pero proporciona protección contra lesiones, caídas, robos y vandalismo. Su capacidad de protección y transparencia se debe a la utilización de una capa intercalar (PVB), un material plástico intercalar colocado entre dos hojas de vidrio.

 

Mediante la aplicación de intercalares de un determinado PVB, la utilización de un vidrio float de un color específico y el revestimiento de diversas capas, pueden añadirse diversas funcionalidades además de sus componentes de seguridad.

Seguridad

● Protección contra lesiones –vidrio probado y certificado de conformidad con la norma EN 12600 (Clase: 1B1 – 2B2. En caso de rotura, el vidrio se rompe en fragmentos que se adhieren al PVB en lugar de romperse en astillas agudas y losas. Para marquesinas, puertas, ventanas, balcones, tragaluces y todo tipo de acristalamientos de techo, esta gama, que incluye dos hojas de vidrio y por lo menos una capa intercalar de PVB, reduce el riesgo de lesiones por impacto accidental.

 

● Protección contra las caídas – vidrio probado y certificado de conformidad con la norma EN 12600 (Clase: 1B1). Cuando existe el riesgo de pasar o caer a través del vidrio, por ejemplo, en ventanales que van del suelo al techo, barandillas y pasamanos, el vidrio laminado de seguridad, que incluye dos hojas de vidrio y por lo menos dos capas intercalares de PVB, evita las caídas debido a que los trozos de vidrio se mantienen unidos, incluso en caso de rotura accidental.

 

● Protección contra robos y vandalismo – vidrio probado y certificado de conformidad con la norma EN 356. (Clase: P1A-P5A). Las ventanas son un punto de posible acceso para los ladrones. El vidrio laminado de seguridad, que incluye dos hojas de vidrio y, por lo menos, dos capas intercalares de PVB, resiste a las amenazas de entrada o intrusión por la fuerza. Probado mediante la caída de tres bolas de metal, este método evalúa el comportamiento del vidrio de acuerdo con cinco niveles de impacto: Protección desde los ataques manuales de pequeña envergadura hasta los robos intencionales de mayor envergadura.

LAMINADO ACÚSTICO

La contaminación acústica puede ser un problema en cualquier entorno o ambiente. Al ofrecerle un aislamiento acústico de alto nivel, el vidrio laminado acústico posee la misma protección de seguridad que el vidrio laminado de seguridad, pero también absorbe el sonido y resiste al ruido. Esta propiedad se debe a una capa intercalar acústica especial de PVB que actúa como una barrera contra el ruido que suele pasar a través de un acristalamiento, por ejemplo, entre un entorno externo ruidoso y una habitación tranquila dentro de un edificio. Cuanto mayores el aislamiento acústico del acristalamiento, mayor será el nivel de comodidad que repercutirá positivamente en la salud y el bienestar.